top of page

 Las crónicas de Dybz

En una pequeña casa de un barrio tranquilo,

un joven llamado

Dybz

estaba sentado al borde de su cama, cautivado por las historias

de su abuela acerca

de su padre,

un destacado científico de biología que tuvo un

papel fundamental

en la primera misión

tripulada a Marte.

Las historias que alguna vez le resultaron vagas y

distantes a Dybz,

ahora capturaban

totalmente su atención.

Pero mientras la abuela

relataba las historias,

empezó a quedarse dormida.

"¡Oye, despierta!

¿Qué pasa después, abuela!?"

Se percató de que ella leía un libro, así que decidió tomarlo consigo.

Fue entonces cuando

Dybz descubrió las entradas

del diario de su padre,

que relataban de primera

mano el Proyecto Marte

y las experiencias

que sentaron las bases

para el futuro.

Ansioso por aprender más,

Dybz se sumergió en el diario, descubriendo emocionantes

aventuras y descubrimientos

científicos transmitidos

de generación en generación.

Mientras Dybz estudiaba cuidadosamente

las polvorientas páginas

del diario,

se sintió transportado a

un mundo de exploración y maravillas.

Estaba allí con su padre, experimentando la emoción

de los viajes espaciales

y el asombro de pisar suelo marciano por primera vez.

El diario describía vívidamente los desafíos

y triunfos a los

que se enfrentaron,

inspirando a Dybz

con su resiliencia y determinación.

Entrada del diario

- Día 42:

"Hoy llegamos a Marte.

El ambiente aquí es surrealista, espeluznante e impresionante a la vez. El impresionante paisaje me recuerda que somos parte de algo mucho más grande que nosotros mismos."

Entrada del diario

- Día 122:

"Hoy, hicimos un descubrimiento revolucionario:

¡un depósito subterráneo de hielo!

Este hallazgo no solo nos proporciona un recurso vital de agua,

sino que también tiene una profunda trascendencia para el futuro de Marte, su terraformación y las plantas que hemos comenzado a cultivar."

Las entradas del diario se volvieron más intensas a medida que la tripulación luchaba por restablecer la comunicación con la Tierra tras una tormenta de arena que causó la falla de su sistema.

Entrada del diario

- Día 166:

"La tormenta de polvo nos alcanzó más rápido de lo que podríamos haber anticipado.

A medida que el cielo se tornaba de un profundo tono óxido,

nos apresuramos a asegurar nuestro equipo y refugiarnos en los campos de fuerza que funcionaron mejor que cualquier otro módulo de hábitat.

Fue una experiencia desgarradora, perdimos parte de nuestro trabajo, pero sobrevivimos."

Entrada del diario

- Día 245:

"La comunicación con la Tierra se ha cortado.

Debemos encontrar una manera de reparar los sistemas dañados y reconectarnos con nuestro planeta de origen.

El éxito de nuestra misión y nuestras vidas depende de ello."

El padre de Dybz,

junto con un equipo de ingenieros, llevó a cabo un audaz plan para reparar manualmente los sistemas dañados.

Viajaron a través del inhóspito terreno marciano hasta el lugar donde se encontraba el satélite de comunicación averiado,

enfrentando numerosos

desafíos en el camino.

Entrada del diario

- Día 259:

"Finalmente,

nuestros sistemas de comunicación están de vuelta en línea.

El alivio y la alegría entre la tripulación son palpables.

Con el contacto restablecido,

podemos recibir el apoyo

y la orientación necesaria

para continuar con nuestra misión. Ahora, debemos prepararnos para la siguiente fase."

Después de 222 días, el padre de Dybz y la tripulación lograron instalar robots con dispositivos que les permitirían controlar todo de forma remota desde la Tierra.

Con su misión cumplida,

los pioneros se prepararon para regresar a casa.

El viaje de regreso fue agridulce,

ya que se despedían del planeta rojo que había sido su hogar durante tanto tiempo.

Entrada del diario

- Día 555:

"A medida que dejamos atrás Marte,

no puedo evitar sentir una mezcla de emociones.

Este mundo extraño nos ha enseñado tanto,

y nuestros esfuerzos aquí han allanado el camino para que las generaciones futuras prosperen en esta nueva frontera.

Hemos instalado la tecnología que ayudará a transformar Marte en un lugar más habitable,

incluido mi sistema de ozono artificial.

Estoy deseando volver a casa,

pero una parte de mí siempre permanecerá en este lejano mundo rojo."

Al regresar a la Tierra,

los pioneros fueron recibidos como héroes.

Sus logros fueron celebrados en todo el mundo, y sus esfuerzos allanaron el camino para el futuro de la humanidad en Marte.

Al leer las páginas finales del diario de su padre,

Dybz sintió una abrumadora sensación de gratitud y admiración por los sacrificios realizados por aquellos valientes pioneros.

A través de las palabras de su padre, había experimentado la emoción,

los desafíos y los triunfos de la misión.

Se inspiró en su resiliencia y determinación,

y el conocimiento de que su padre había jugado un papel vital en la configuración del futuro de la humanidad tanto en la Tierra como en las lejanas costas de Marte.

bottom of page